17.12.10



De la saliva que derramas
Sobre mi rostro
Dibujas con tu lengua,
Lentamente,
Aquello mismo
Que mi mirada
Te dice de ti mismo
En ese momento salvaje,
Sudoroso, depravado y animal,
Equitativamente descontrolado,
Previo al embiste final
Que significa ese derramarte
Cálida e incesantemente
En mi interior, rodeado
Entonces por mis piernas
Como colosales tenazas
Que te obligan a mí,
Que me ligan a ti,
Que te dominan
Y también
Al mismo tiempo te liberan.




Te deseo así
Y así inmensamente
Me "inmensas" aún más
Todavía, vida mía.





Y después el sueño,
Delicioso,
Que deliciosamente
Nos detiene...












@Intima

1 comentario:

Joan González dijo...

HOLA DARI...
COMO SIEMPRE... A TOPE

SALUT
JOAN